NO ES LA EDAD…

...SINO LA PERCEPCIÓN DE LO QUE DEBERÍAMOS DE ESTAR HACIENDO A ESTA EDAD, LO QUE NOS IMPIDE HACER ALGUNAS COSAS.

No se donde escuché esa frase, pero la escribí y hoy quedo perfecta.

Hoy en la mañana me desperté con varios mensajes «calificando» como accurate una reflexión que hice sobre el edadismo, al momento de elegir que ponernos y cómo hacerlo.

¿Qué es el edadismo? Es nada más, y nada menos que discriminación social por cuestión de edad…

En el 2015-ish, se hablaba mucho de una integración generacional, que traería muchos cambios desde el modo de trabajar hasta la mera de pensar, disolviendo el número y enriqueciendo la manera en la que nos sentimos, sin importar el número de años vividos.

LA EDAD ES SÓLO UN NÚMERO.
LA MODA SON USOS Y COSTUMBRES; GUSTO COLECTIVO SOBRE PRENDAS DE VESTIR.
EL ESTILO VIENE DE TU ESENCIA.

Entonces..

El número es la sume da experiencias, que han desarrollado tu esencia, para decidir sobre lo que mejor te representa.

Te explico:

Soy asesora de imagen y en 13 años muchas cosas han cambiado.

Comenzando desde como se crea la moda, hasta qué y cómo compramos. Todo esto surge como reflejo de las demandas de las nuevas generaciones. La moda y en general, las artes, revolucionan y evolucionan, este año ha sido una evolución tomando notas del pasado; algo que llamamos aestheticamente «nostalgia».

Después de la pandemia y de entrar en razón (algunos hehe ) el presente lo atesoramos como lo que es: el único un instante seguro que no se repite.

Definitivamente, el día que le pedí a mi mama que dejara de usar vestidos largos, fue toda una revelación haha, a mis tan sooolo 12 años. Se apoderó de mi un sentimiento de liberación que hoy me río pícaramente, pero si lo profundizamos, me hace pensar en los 60s cuando después de una revolución cultural, en la medicina, la música y la moda buscaban liberar a la mujer en todo su esplendor, y hablando de moda, Mary Quant lanza la mini falda por primera vez en Chelsea, dándole a las mujeres una prenda versátil, coqueta y cero tradicional. Libertad, literal.

Hoy el vestido corto, vuelve a ser todo un acontecimiento.

Gracias al enorme abanico de opciones que ahora tenemos para elegir y sólo te falta dos cosas, DOS.

1. Si no sabes que te favorece mas y mejor, o lo que estás comunicando, este es el momento ideal para APRENDER, créeme, comprar menos pero con mas consciencia is the new black.

Ante mil opciones, el conocimiento siempre será tu mejor guía.

2. Un topping de “me vale mais” lo que digan de mi. Dejemos que lo que otros piensan, no definan a alguien que no somos, sobretodo esos comentarios que duelen pero que sólo vienen de las inseguridades de quien los lanza.

No te escondas en ropa que no te representa.

No limites tu esencia. Mejor vístete con consciencia…

xo.

Jen. «The Stylist Journal»